Las bandas de surf: 1961-1964 -Parte 1.

Salvador Domínguez



A comienzos de 1963, los medios de comunicación nos presentaron la música de surf como uno más de los cientos de nuevos bailes que surgían cada semana para desaparecer a la siguiente. 

Viendo el asunto desde la perspectiva de la masa social de la época, el surf era el baile que estaba desbancando de su pedestal al twist, el cual había alcanzado un punto de saturación sin retorno, después de 2 años de imparable efervescencia. La gente necesitaba nuevos pasos de baile, exhibirse en las fiestas ..., estar a la moda ... Así que todos sucumbieron al embrujo del surf, de la misma forma que al año siguiente caerían rendidos ante la beatlemanía y sus insólitas escenas de histeria colectiva. 

Pasado el sarampión inicial, cuando se vio que detrás de toda la parafernalia bailongo-playera había un enjambre de chicos reproduciendo con guitarras, saxos, bajos y baterías el sonido de las olas del Pacífico en el garaje de sus casas, se hizo evidente que el surf no iba a ser otra moda pasajera más, ni mucho menos.



Gun ho! (Bud Browne, 1963), un filme documental sobre el deporte del surf.



Estábamos frente a una contracultura de corte nihilista, bohemia, romántica y tremendamente emocional, que pregonaba el hedonismo puro y duro desde un ángulo unívoco y machista, como nos advertía el estribillo de Surf city (Liberty, 1963), el himno por autonomasia de la música surf, que te invitaba a visitar esa ciudad virtual en la que encontrarías "dos chicas para cada chico". Vaya chollo, pensamos los más ingenuos ...



Surf city (Liberty, 1963), Jan & Dean. 




Los jóvenes músicos californianos que estaban modelando este género habían partido del rock´n´roll instrumental de Duane Eddy, Link Wray, The Fireballs, Johnny & The Hurricanes y The Ventures. Eddie Cochran, que, como vivió, grabó y triunfó en Los Angeles, era también un referente. Pero la principal influencia de estos chicos fue Dick Dale, de quien copiaron todo lo que pudieron y más.



Los Ángeles. Town Hall y Federal Building. 1961. 
(Foto: Archivo Wildguitar)


En aquellos días de fantasía surfista, la mayoría de bandas consagradas exhibía la amplia panopla de modelos de guitarras Fender: Jaguar, Jazzmaster, Mustang, Stratocaster, o la efímera Marauder, un engendro con cuatro pastillas ocultas bajo el golpeador, que no tardó en ser descatalogada, dada su escasa aceptación comercial. No recuerdo haber visto a ninguna de aquellas bandas con modelos Telecaster o Esquire, más asociados históricamente con el country & western y el rockabilly que con el surf, pero sí alguna que otra guitarra Mostrite -promocionada por The Ventures- y bajos de marca Danelectro.



Fender Marauder, 1966. 



Dick Dale & His Del-Tones, The Surfaris, The Challengers, The Chantays, The Astronauts y The Beach Boys aparecían habitualmente en los catálogos Fender, fotografiados con guitarras, bajos, amplificadores y unidades de reverberación de dicha marca.



Leo Fender, en su taller. 1954. 
(Foto: cortesía de Forrest White y Richard Smith)


El hecho de que Leo Fender tuviese su factoría en Santa Ana, debió de influir algo en ello, sin duda, como también el que la primera y principal referencia musical surfista, Dick Dale, llevara un equipo completo personalizado por el propio Leo, y por su asistente, Freddie Tavares: una guitarra Stratocaster para zurdos -inexistentes hasta entonces-, un amplificador de grandes dimensiones y muchos vatios -un Dual Showman de 100 vatios, con 2 altavoces Lansing D-130F de 15 pulgadas-, y una unidad de reverb portátil -comercializadas en 1962-. 



Everything is a-OK! (RCA Victor, 1963), The Astronauts. 
Guitarras, bajos y amplificadores Fender. 



Si hacemos una ponderada revisión de la historia, el primer tema de música surf fue Moon dawg! (World Pacific, 1960), grabado por el grupo The Gamblers en 1960, que sentó las bases del estilo y del que numerosas bandas surfistas harían sus respectivas versiones, aunque esta pieza instrumental fuese un mero antecedente de lo que aún estaba por llegar. 

Un año más tarde, en el verano de 1961, aparecerían los dos primeros exponentes del género: The Belairs, una banda de Redondo Beach (en el condado de Los Ángeles), que representaba el llamado “Sonido de South Bay” -nítido y sin reverb-, y Dick Dale, que se erigiría en padre espiritual y alma mater de todo el movimiento, encarnando el “Sonido de Orange County”, áspero, saturado y a tope de reverberación.



Chaz Stuart, Jim Roberts, Richard Delvy, Eddie Bertrand y Paul Johnson. 
The Belairs, 1962. (Foto: Arvee Records).


The Belairs, The Beach Boys, The Vibrants. 
Newport High School Stadium, 18 de abril de 1962. 



Dick Dale era un guitarrista rompedor, innovador y con experiencia. Al frente de su numerosa banda: The Del-Tones, actuaba todos los fines de semana en el Rendezvous Ballroom, una importante y añeja sala de baile levantada frente al Océano Pacífico, en la península de Balboa (condado de Orange), logrando en principio atraer algunos acólitos para la causa de la música de surf, que estaba siendo creada por él.



Dick Dale & His Del-Tones, 1962. (Foto: Deltone Records)

The Rendezvous Ballroom, y su aparcamiento. Península de Balboa, Orange County. 



Dale era, además, un competente surfer, como dejó claro en las cubiertas de sus dos primeros elepés: Surfer´s choice (Deltone, 1962) -primer álbum de música surf de la historia- y King of the surf guitar (Capitol, 1963), aunque no faltó el típico comentario desmitificador asegurando que las fotos habían sido tomadas en una piscina.



Surfer´s choice (Deltone, 1962), Dick Dale & His Del-Tones.

King of the surf guitar (Capitol, 1963), Dick Dale & His Del-Tones.



Para cuando Dick Dale publicó el primer instrumental surfista de la historia, Let´s go trippin´ (Deltone, septiembre de 1961), el número de incondicionales que iban a verle al Rendezvous Ballroom había ascendido de 200 a 4.000 -la capacidad máxima del local-, y enseguida empezaron a multiplicarse por toda California y por el resto de ese inmenso país, aunque se hacía muy difícil imaginar tablas de surf rodando sobre el adusto pavimento de Phoenix, Tulsa, Chicago, Detroit, Buffalo y otras ciudades del interior. No debe extrañarnos, pues, que dos de las más significativas agrupaciones de surf, The Astronauts y The Trashmen, procediesen, respectivamente, de Denver (Colorado) y de Minneapolis (Minnesota), situadas a cientos de kilómetros del Océano Pacífico.



Let´s go trippin´ (Deltone, 1961), Dick Dale & The Del-Tones. 

Dick Dale & His Del-Tones, en la película A swingin´ affair (Jay O. Lawrence, 1963). 



Dale tenía entonces 24 años, pero la edad de los músicos que seguían sus pasos oscilaba entre los 13 y los 18. Los menores de 16, ni siquiera podían actuar en clubes nocturnos, ni conducir un vehículo, por lo que solían alquilar salas de ayuntamientos o de otros organismos públicos para poder dar sus conciertos. Una vez hecho esto, convencían a sus ilusionados padres para que les llevaran en sus coches e hiciesen el papel de improvisados “roadies”. 

Conscientes de que aún estaban en una etapa de formación profesional, y que un contrato discográfico era poco menos que utópico, ellos mismos, o sus pacientes progenitores, de nuevo presentes en la historia, costeaban la grabación de un par de temas en algun estudio barato, en cuyo precio iba incluido el prensaje de 100 vinilos de 45 RPM, que ellos mismos se encargaban de vender en sus shows. Las zonas donde más proliferaron estas jóvenes agrupaciones surfistas fueron los condados californianos de Los Ángeles -muy especialmente en el área de South Bay-, de Orange, y de San Luis Obispo. En cuestión de semanas surgieron cientos de ellas ...



Área de South Bay, condado de Los Ángeles. 

Condado de Orange.

Condado de San Luis Obispo. 



Pero, amigo, nadie podía imaginar que al llegar 1963 y explotar definitivamente el surf como fenómeno de masas internacional, aquel paisaje romántico e idealista se iba convertir en una piscina climatizada solo apta para tiburones. Junto a estas bandas floreció a su vez un mundo ultra-profesionalizado, dispuesto a rentabilizar en su provecho un producto llamado SURF. 

Los primeros y principales dinamizadores del surf instrumental, de cara a su explotación editorial, y a su producción y distribución discográfica, fueron los cazatalentos y productores independientes Tony Hilder -dueño del sello Impact y de la editorial musical Anthony Music Corp.- y Norman Knowles, saxofonista y mánager de The Revels, una veterana banda instrumental que grababa para el sello de Hilder. Knowles, a su vez, era propietario de un pequeño sello: Westco, y llevaba la contratación de varias bandas de surf instrumental, entre las que se contaban The Sentinals, The Impacts y The New Dimensions. 

Como auténticos funambulistas que penduleaban hacia lado oscuro del showbiz, Hilder y Knowles realizaban una concienzuda labor de scouting y fichaban a los grupos más interesantes, asegurándose primero de firmarles un contrato editorial y, si era posible, adquirir los derechos de sus canciones. Aparte de eso, el repertorio discográfico de sus grupos solía incluir temas escritos por el propio Knowles (Church key, Intoxica, Revellion) o por Bob Hafner (Surfing tragedy, Vesuvius), amigo y socio de Tony Hilder, que, así, aglutinaba prácticamente todos los derechos editoriales de sus producciones.



 Paradise Cove, Malibu, California.   
(Foto: Paradise Cove Beach Cafe).



Las grabaciones se llevaban a cabo en un pequeño estudio montado dentro de un garaje, en Watts, propiedad de Ted Brinson, un formidable ingeniero de sonido afroamericano, a quien le cabía el honor de haber grabado el famosísimo Earth angel (Dootone, 1954), de The Penguins, nº1 en las listas de Billboard en 1954. En otras ocasiones, acudían a los estudios Stereo Masters, en Hollywood (5538, Melrose Ave.), en donde The Beach Boys recientemente habían grabado sus primeras maquetas y su primer single (septiembre de 1961). 

Una vez dados todos los pasos relativos a la producción, licenciaban estas grabaciones a algún sello independiente local, que había muchos (Arvee, Aertaun, X, Era, Candix, Challenge, Best, Sutton, Vault, Northridge, Shepherd, Downey, Princess ...), o, con suerte, a alguna discográfica importante de Los Ángeles, como GNP Crescendo, Del-Fi, o Reprise, con amplias y operativas redes de distribución por todo el país. 

Sin embargo, hubo casos en los que sus producciones fueron a parar directamente al mercado de saldos más deprimente y misérrimo, como ocurrió con los álbumes de los grupos The New Dimensions y The Surf Teens. O que el elepé de un grupo saliera con la misma portada que la de otro distinto, creando confusión entre el público, y entre el propio grupo, como les sucedió a The Centurions, al ver que la portada y el título genérico de su elepé para Del-Fi eran idénticos a uno de The Bruce Johnston´s Surfing Band, recientemente publicado por dicha compañía.


Surf´n bongos (Sutton, 1963), The New Dimensions. 

Surf mania (Westco, 1963), The Surf Teens.


Con la intención de difundir en bloque a sus grupos, Hilder produjo una serie de álbumes recopilatorios, que tuvieron gran aceptación y nos dieron a conocer agrupaciones instrumentales tan importantes como Dave Myers and The Surftones, The Rhythm Kings, The Sentinals, Jim Waller and The Deltas, The Impacts, Bob Vaught and The Renegaids, The Centurions, The Biscaynes y The (Original) Surfaris.

Todas estas agrupaciones participaban en las célebres ‘Batallas entre Bandas de Surf’ (‘The Battle of The Surfing Bands’), unas competiciones musicales en la que ganadores y finalistas pasaban a engrosar la lista de grupos que componían aquellos benditos recopilatorios, publicados por diminutos sellos independientes (Shepherd y Northridge), o por discográficas firmemente establecidas (GNP Crescendo, Reprise y Del-Fi).



Surf´s up! at Banzai-Pipeline (Northridge, 1963), producido por Tony Hilder. 

Surf war. The battle of the surf groups (Shepherd, 1963).

Original surfin´ hits (GNP Crescendo, 1963).



Por regla general, las cubiertas de estos discos venían decoradas con fotografías de la prestigiosa revista Surfer, alusivas, cómo no, al deporte del surf, incluyendo en las contraportadas los comentarios de algún conocido disc jockey de radio supuestamente especializado en el asunto, y un pequeño glosario del "slang" surfista.



Surfer, The International Surfing Magazine, oct.-nov. 1963.



La música de surf tuvo también productores y directores de A&R alejados del imprevisible mundo independiente, que trabajaban para las grandes compañías: Terry Melcher (Columbia), Joe Saraceno (Liberty y Warner Bros.), Nick Venet (Capitol), Gary Usher (Capitol y Decca), y promotores con muy buen olfato para los negocios, como Lou Adler, mánager de Jan & Dean y del cantante Johnny Rivers. 

Esta gente solía contar en sus producciones con la crema de los session men de Los Ángeles, experimentados músicos a sueldo que poblaban las sesiones de grabación de grupos de tanto éxito como The Mar-kets, The Routers, Jan & Dean, The Good Guys, The Surfriders, The Rip Chords, The Knights, The Hondells, e inclusive de The Beach Boys.



Surfer´s stomp (Liberty, 1962), The Mar-kets. Producido por Joe Saraceno.



Let´s go! with the Routers (W.B., 1962), The Routers. Producido por Joe Saraceno. 



Hey little Cobra (Columbia, 1964), The Rip Chords. Producido por Terry Melcher. 


Hot rod high (Capitol, 1964), The Knights. 



Go Little Honda (Mercury, 1964), The Hondells. Producido por Nick Venet.





La nómina era impresionante... Con solo ver sus nombres, uno se queda pasmado: Earl Palmer, Hal Blaine (baterías); Glen Campbell, Bill Pitman, Billy Strange, David Gates y Tommy Tedesco (guitarras); Ray Pohlman y Jimmy Bond (bajos); Leon Russell (piano), Michel Rubini (órgano); Steve Douglas, Plas Johnson, Tom Scott, Jim Horn, Jay Migliori (saxos) y Roy Caton (trompeta). Muchos de ellos trabajaban también a las órdenes del productor Phil Spector, indiscutible rey Midas del pop mundial en aquellos momentos. 

Gene Norman, creador -en 1954- del sello GNP Crescendo, basado en Hollywood y especializado en el cool jazz, publicó elepés de The Challengers, The Good Guys, The Rhythm Kings y Bob Vaught & The Renegaids.


Wipe out! (GNP Crescendo, 1965), The Challengers.

Surf crazy (GNP Crescendo, 1963), Bob Vaught & The Renegaids. 

The winners of the 18 band Surf Battle!  (GNP Crescendo, 1963) 
The Rhythm Kings / Dave Myers & The Surftones. 

Sidewalk surfin! (GNP Crescendo, 1964), The Good Guys. 



Bob Keene, dueño y señor de sello Del-Fi, con sede en Los Ángeles, y descubridor y productor del desaparecido rocanrolero Ritchie Valens, fue uno de los primeros en ver claro el fenómeno que se avecinaba, y -a través de Tony Hilder- fichó para su compañía algunas de las más prometedoras y emblemáticas bandas surfistas: The Lively Ones, The Centurions, The Sentinals, The Impacts, Dave Myers & the Surftones, The Surf Stompers y Bruce Johnston´s Surfing Band.



Surf rider! (Del-Fi, 1963), The Lively Ones. 

Big surf! (Del-Fi, 1963), The Sentinals. 

Hangin´ twenty! (Del-Fi, 1963), Dave Myers and The Surftones. 

Wipe out! (Del-Fi, 1963), The Impacts. 


Keene explotaría asimismo el filón de la música de hot-rods, produciendo a The De-Fenders, The Darts y The Deuce Coupes, tres bandas prefabricadas, compuestas por el elenco habitual de session men de Los Ángeles.


Drag beat (Del-Fi, 1963), The De-Fenders. 


Hotrodders´ choice (Del-Fi, 1963), The Deuce Coupes. 
´



Idéntica táctica laboral utilizó el productor y compositor Gary Usher, con The Hondells y The Super Stocks, dos agrupaciones de estudio formadas por músicos de sesión. Usher, coautor, junto a Brian Wilson, de clásicos de The Beach Boys, como 409 (Capitol, 1962), The lonely sea, In my room (Capitol, 1963) y We´ll run away (Capitol, 1964), produciría posteriormente tres obras capitales en la discografía de The Byrds: los álbumes Younger than yesterday (Columbia, 1967), The notorious Byrd brothers (Columbia, 1968) y Sweetheart of the rodeo (Columbia, 1968).

Teniendo en cuenta que los dos primeros elepés de The Byrds: Mr. tambourine man (Columbia, 1965), y Turn, turn, turn (Columbia, 1966), habían sido producidos por otro agitador de la música de surf: Terry Melcher, queda claro el giro que, en 1965, iba a dar el showbiz de Los Ángeles, transitando desde el surf hacia el folk-rock, un nuevo escenario musical con los mismos personajes manejando los hilos del tinglado.



Thunder road (Capitol, 1964), The Super Stocks. 

Surf route 101 (Capitol, 1964) The Super Stocks, featuring Gary Usher. 


The Byrds, producidos por Terry Melcher y Gary Usher, dos activistas de la 
música de surf y de hot-rods se pasan al folk-rock. 


Como cabe imaginar, la industria cinematográfica de Hollywood no tardó en meter baza en el lucrativo tinglado surfista, y rodó un sinfín de películas playeras de lo más triviales, anodinas y superfluas, generalmente protagonizadas por Frankie Avalon y la estupenda Annette Funicello, quien de niña se hizo famosa como presentadora de El Club de Mickey Mouse, una popular serie de TV de los años 1950 producida por Walt Disney.


Beach party (William Asher, 1963). 


Bikini beach (William Asher, 1964).


Treat him nicely / Promise me anything (Vista, 1963), Annette Funicello. 

Muscle beach party (United Artists, 1964), Frankie Avalon. 


Afortunadamente, el cine terminaría haciendo justicia a toda una generación, y el verdadero espíritu de los surfers californianos de la primera mitad de los años sesenta quedó fielmente reflejado en el largometraje El gran miércoles (Big wednesday, John Milius, 1978).


Big wednesday (John Milius, 1978).


Desde sus inicios, la música de surf presentó dos vertientes: la instrumental, que proponía la totalidad de bandas anteriormente mencionadas, y la de los grupos vocales, como The Beach Boys, Jan & Dean, Bruce & Terry, The Hondells, The Honeys, The Rip Chords, The Knights, The Trashmen ...  De todos estos, los únicos que no pasaron al olvido antes de 1965, y terminaron siendo uno de los grupos más populares del siglo XX, fueron The Beach Boys, cinco jovencitos de Hawthorne, un modesto suburbio de Los Angeles, en el área de South Bay. 



Mike Love, Brian, Carl y Dennis Wilson, y David L. Marks.  
The Beach Boys, 1962.  (Foto: Ken Vedder)



Dirigidos con estricta mano de hierro por Murry Wilson, padre de tres de sus cinco componentes -los hermanos Brian (bajista, cantante, compositor, productor), Dennis (batería y voz) y Carl Wilson (guitarra y coros); un primo de éstos: Mike Love (cantante y órgano), y David L. Marks (guitarra de ritmo y coros)-, The Beach Boys debutaron a finales de 1961, con un primer single, Surfin´ (Candix, 1961), que les situó en el mapa. Con el segundo, Surfin´ safari, publicado por Capitol Records en octubre de 1962, se hicieron muy populares dentro de los límites del estado; y finalmente, con Surfin´ USA (marzo de 1963), recibían su confirmación definitiva a escala nacional e internacional. 



Surfin´ (Candix, 1961), The Beach Boys. 

Surfin´ safari (Capitol, 1962), The Beach Boys

Surfin´ U.S.A. (Capitol, 1963), The Beach Boys. 




Del mismo modo que Dick Dale y su guitarra habían establecido las reglas del surf instrumental, The Beach Boys lo hicieron con su equivalente cantado. Todos los demás grupos vocales de surf no hicieron sino fotocopiar sus sofisticados arreglos vocales, incluida la inconfundible voz en falsete de Brian Wilson. Decir que el secreto de su éxito se fundamentaba en la acertada combinación de cuatro armonías vocales, al estilo de The Four Freshmen, y los licks de guitarra de Chuck Berry, es un grave síntoma de miopía histórica, si bien el dichoso paralelismo no esté del todo desencaminado.

No se puede decir que The Beach Boys fuese un grupo muy estimado por la comunidad surfista de 1962, a la que no le hacía ninguna gracia verles posando con tablas de surf cuando, en realidad, ninguno practicaba ese deporte. Y aunque sus tres primeros elepés: Surfin´ safari (Capitol, 1962), Surfin´ USA (Capitol, 1963) y Surfer girl (Capitol, 1963), giraban en torno a dicha temática, ésta no tardaría en ser reemplazada por otra común al sueño americano, y menos exclusivista que el surf: los coches, argumento que también abandonaron para dar paso a las maravillosas elucubraciones creativas de Brian Wilson, un genio de la composición y de la producción.


Surfin´ safari (Capitol, 1962), The Beach Boys. 


Surfin´ USA (Capitol, 1963), The Beach Boys.


Surfer girl (Capitol, 1963), The Beach Boys. 



La música de surf contó asimismo con el impulso incalculable de los disc jockeys de la KFWB -una emisora de Hollywood-, que colaboraron a propagar a los cuatro vientos el nuevo sonido que se estaba cociendo en el centro y en el sur del estado de California.


KFWB´s battle of the surfing bands! (Del-Fi, 1963). 


Los más significados comunicadores del movimiento surfista fueron Bill Balance -un excapitán del Cuerpo de Marines-, Sam Riddle, Joe Yocam, Gene Weed, Wink Martindale, Elliot Field, Bobby Dale y Roger Christian. Este último, además de escribir poemas sobre hot-rods y coches de competición, colaboraba con Brian Wilson, con quien compuso éxitos tan señalados como Shut down (Capitol, 1963) y Don´t worry baby (Capitol, 1964), así como la práctica totalidad del álbum Little deuce coupe (Capitol, 1963), una oda de los Beach Boys al universo multicolor de los hot-rods.


Shut down (Capitol, 1963), The Beach Boys. 


Little deuce coupe (Capitol, 1963), The Beach Boys. 




La lírica de Roger Christian estaba empapada de imágenes fulgurantes, tremendamente dinámicas: Corvettes Sting Ray, Thunderbirds, Little Cobras, cupés Ford de 1932 ..., motores trucados ..., tubos de escape ... y bólidos prototipo (Spirit of America) que rompen la barrera del sonido... Tampoco olvidó plasmar aquellas célebres y peligrosas carreras furtivas en las que los contrincantes se jugaban los papeles de registro del coche, un documento conocido en California por el nombre de "pink sleeve" (hoja rosada), por su color.


It happened on the strip where the road is wide 
Two cool shorts standin' side by side 
Yeah, my fuel injected Stingray and a 413 
Were revvin' up our engines and it sounds real mean 

Tach it up, tach it up 
Buddy gonna shut you down 

Declinin' numbers at an even rate 
At the count of one we both accelerate 
My Stingray's light the slicks are startin' to spin 
But the 413's really diggen in 
Gotta be cool now power shift here we go 

Superstock Dodge is winding out in low 
But my fuel injected Stingray's really startin' to go 
To get the traction I'm ridin' the clutch 
My pressure plate's burnin' that machine's too much 

Pedal's to the floor hear the dual quads drink 
And now the 413's lead is startin to shrink 
He's hot with ram induction but it's understood 
I got a fuel injected engine sittin' under my hood 

Shut it off, shut it off buddy now I shut you down 
Shut it off, shut it off buddy now I shut you down 

(Shut down, Brian Wilson & Roger Christian, 1963). 


Este disc jockey, maestro de ceremonias, articulista y poeta de las cuatro ruedas, trabajó también con Jan & Dean, la atracción vocal más importante después de The Beach Boys, escribiendo los textos de Honolulu Lulu (Liberty, 1963), Dead´s man curve, The little old lady from Pasadena, Drag city y Sidewalk surfin´ (Liberty, 1964), temas que no cesaron de sonar en las emisoras de radio estadounidenses durante 1963 y 1964, generando a la sazón cientos de miles de dólares.


Ride the wild surf (Liberty, 1964), Jan & Dean. 







BREVE VOCABULARIO SURFISTA

THE WEDGE: Nombre para describir una ola.
CURL: Rizo o parte superior de la ola.
THE TUBE: Tubo que forma la ola.
PIPELINE: Un tubo largo y extenso, por el que se desliza la tabla.
SURF BOARD: Tabla de surf.
WIPE OUT: Salir despedido de la tabla por una ola.
CRUNCHER: Una ola violenta, prácticamente imposible de tomar.
WOODIE: Vehículo tipo furgoneta, generalmente de los años 1930, en el que el surfer transporta su tabla.
SURF BULLY: Bronceado y musculado chuleta de playa.
SURF BUNNIES, o HONEYS: Chicas surfistas, o novias de chicos surfistas.
SURF KNOBS: Callosidades que se forman con el uso de la tabla.
GREMMIE, ó GREMLIN: Surfer novato.
PSEUDO, o WAIKIKI KUK: Aquel que pretende ser un surfer, sin serlo.
HERO: Surfer que piensa que es mejor de lo que realmente es.
HOT DOGGER: Un gran surfer, capaz de ejecutar con la tabla las posiciones más dificultosas y llamativas.
SURF´S UP: Las olas están a punto. ¡Es el momento de la verdad!
TOES ON THE NOSE: Cabalgar la ola de frente para ir más deprisa con la tabla.
HANGING FIVE: Fijar los cinco dedos en la parte frontal de la tabla.
GOOD SET OF HEAVIES: Una serie de olas grandes.
SHOREBREAK: Pequeñas olas que rompen al llegar a la orilla.
SPINNER: Hacer que la tabla dé un giro de 360º sobre la ola, una difícil maniobra.
BOMBORA: Ola gigante, la más grande de todas las épocas, según la mitología surfista de Hawai.
WAIKIKI: La más famosa playa surfista del mundo. En Honolulu, Hawai.

* El surf es un deporte propio de las islas Hawai.

* El creador de la tabla de surf revestida con fibra de vidrio fue Bob Simmonds, en 1948.



* LOS CONQUISTADORES ESPAÑOLES PUSIERON EL NOMBRE DE CALIFORNIA A LA ZONA DEL ACTUAL ESTADO DE EE UU PORQUE SU VISIÓN LES RECORDÓ LA DESCRIPCIÓN QUE HIZO  EL ESCRITOR GARCI RODRÍGUEZ DE MONTALVO EN SU NOVELA DE CABALLERÍA LAS SERGAS DE ESPLANDIÁN  (1510), EN LA QUE PRESENTABA UN REINO DE AMAZONAS QUE HABITABAN UNA IMAGINARIA ISLA, LLAMADA CALIFORNIA, SITUADA EN UN LUGAR IMPRECISO DE LAS INDIAS CERCANO AL PARAÍSO TERRENAL. 

* LEO FENDER TENÍA SU FACTORÍA EN LA LOCALIDAD DE SANTA ANA (CONDADO DE ORANGE), CERCANA A LOS ÁNGELES.  EN 1965, VENDIÓ SU EMPRESA A LA MULTINACIONAL CBS POR 13 MILLONES DE DÓLARES. EN LOS AÑOS SETENTA, DISEÑÓ Y MANUFACTURÓ OTRAS MARCAS, COMO MUSIC MAN Y G&L.  FALLECIÓ EL 21 DE MARZO DE 1991, A LOS 82 AÑOS. 

* LA COMPAÑÍA  FENDER COMERCIALIZÓ SUS FAMOSAS UNIDADES DE REVERB EN 1962.

* EL VERDADERO NOMBRE DE DICK DALE ES RICHARD MONSOUR. DE ORIGEN LIBANÉS, SE TRASLADÓ CON SU FAMILIA A BOSTON, Y A LOS QUINCE AÑOS LLEGÓ A LA LOCALIDAD CALIFORNIANA DE EL SEGUNDO. 

* EL RENDEZVOUS BALLROOM DE BALBOA, INAUGURADO EL 24 DE MARZO DE 1928, SE INCENDIÓ Y QUEDÓ COMPLETAMENTE DESTRUIDO EN LA MADRUGADA DEL 7 DE AGOSTO DE 1966. EN EL SOLAR SE CONSTRUYÓ UN COMPLEJO DE APARTAMENTOS.

* EL SELLO DISCOGRÁFICO DELTONE ERA PROPIEDAD DEL PADRE DE DICK DALE.

* DICK DALE INTERVINO EN LAS PELÍCULAS A SWINGING AFFAIR (JAY O. LAWRENCE, 1963), BEACH PARTY (WILLIAM ASHER, 1963) Y MUSCLE BEACH PARTY (WILLIAM ASHER, 1963). TAMBIÉN PARTICIPÓ EN LET´S MAKE LOVE (1960), PROTAGONIZADA POR MARILYN MONROE Y DIRIGIDA POR GEORGE CUKOR.

* THE FOUR FRESHMEN ERA UN CUARTETO VOCAL, PROVENIENTE DE INDIANAPOLIS, QUE EN 1952 FICHÓ POR EL SELLO CAPITOL, LOGRANDO 7 HITS CONSECUTIVOS EN LAS LISTAS ESTADOUNIDENSES. SU TEMA GRADUATION DAY (CAPITOL, 1956),  FUE VERSIONADO POR THE BEACH BOYS EN SU ÁLBUM EN VIVO BEACH BOYS CONCERT  (CAPITOL, 1964). 


© del texto: Salvador Domínguez
2012


Próximo capítulo: 31 temas clave del Surf Instrumental (1961-1964)