Ases del hot jazz: Louis Armstrong (1901-1971)

Salvador Domínguez

El hot jazz
El estilo hot fue una reacción de ciertos músicos que se rebelaron contra las adulteraciones que, según ellos, se estaban haciendo del auténtico jazz. El distanciamiento que del mismo evidenciaban las grandes orquestas sinfónicas, las cuales pretendían elevar el jazz al nivel de la música clásica, o el de las orquestas de baile, que desvirtuaban a su antojo o al del público bailón una esencia musical algo más seria, dio pie al nacimiento del estilo hot, cálido -como su nombre indica-, improvisado, plagado de disonancias y polifonías, y tremendamente expresivo y excitante.

El santo patrón de este movimiento musical fue el cornetista Louis Armstrong, un virtuoso del instrumento, cuyas evoluciones eran seguidas con auténtico fervor por un buen número de acólitos, negros y blancos, que asimilaron sus propuestas para, así, poder expresar con mayor facilidad los dictados de sus corazones. 




El idioma jazzístico que hablaban estos jóvenes músicos estaba articulado por formaciones de 5 o 6 instrumentos, y sus raíces provenían directamente del estilo Nueva Orleáns. Se consideraban a sí mismos los guardianes de una fe, los puristas que anteponían el arte y la autenticidad al dinero, pensando que en algún momento su suerte cambiaría y les llegaría su ocasión. Pero no fue así.

Lamentablemente, la Gran Depresión que siguió al Crack de la Bolsa de 1929, que dejó sin empleo a 14 millones de trabajadores, desplazó ese estilo de los gustos del gran público, que, sin tiempo ni dinero para tontas disertaciones musicales, se decantó por las baladas y por una música de baile dulzona y sin sustancia, que era la única que les ofrecían los programas de radio al uso.

Esta situación va a forzar a los músicos de hot a integrarse en grandes orquestas comerciales, en las que no siempre tendrán posibilidad de demostrar sus cualidades. No obstante, la irrupción de brillantes arregladores musicales, como Fletcher Henderson, Duke Ellington, Don Redman y Benny Carter, hará posible compaginar ambos mundos y encajar la improvisación dentro del rígido contexto de una gran orquesta, dejando allanado el camino para la llegada de la música de swing, que irrumpirá con inusitada fuerza a mediados de los años treinta del siglo XX.


Louis Armstrong (1901-1971)
El nombre de Louis Armstrong empezó a correr como un reguero de pólvora en 1922, cuando llegó a Chicago y entró a tocar en la banda de su mentor, el cornetista Joe `King´ Oliver, que fue quien le incitó a dejar Nueva Orleáns y unirse -como segundo cornetista- a su King Oliver´s Creole Jazz Band, el grupo residente del Lincoln Gardens (458 East 31st. Street), un célebre y casi mitológico bar clandestino de la Ciudad del Viento.


 Louis Armstrong y su mentor Joe `King' Oliver. Chicago, 1922



Con la adición de Armstrong, la Creole Jazz Band extendió aún más su popularidad e influencia entre los músicos y los aficionados al jazz que cada noche se daban cita para verle atacar notas imposibles para otros labios y pulmones que no fuesen los suyos. Cuando presionaba los pistones de su instrumento parecía como si los sonidos no salieran de los labios sino de los dedos. Aún así, lo apodaron Labios de Hierro, por si acaso.

A partir de abril de 1923, esta Creole Jazz Band de King Oliver con Louis Armstrong grabó varios discos de 78 RPM, en los estudios de la compañía Gennett Records, en Richmond, Indiana, que causaron gran sensación en los círculos del jazz. 


Alligator blues (Genett, 1923)
King Oliver and His Creole Jazz Band


La banda, aparte de Oliver y Armstrong, la formaban Johnny St. Cyr (banjo y guitarra), Johnny Dodds (clarinete), su hermano Warren `Baby´ Dodds (batería), Honore Dutrey (trombón), Stump Evans (saxo), Bill Johnson (contrabajo) y la pianista Lil Hardin, que, en febrero de 1924, contrajo nupcias con Armstrong, y le animó a que dejara la Creole Jazz Band y proyectase su propia carrera sin el tutelaje de Oliver.


Baby Dodds, Honore Dutrey, King Oliver, Bill Johnson, 
Louis Armstrong, Johnny Dodds y Lil Hardin
King Oliver and His Creole Jazz Band


* POR SU NÚMERO DE HABITANTES Y SU ACTIVIDAD INDUSTRIAL Y COMERCIAL, CHICAGO ES LA SEGUNDA CIUDAD DE LOS ESTADOS UNIDOS, DESPUÉS DE NUEVA YORK.  ESTÁ SITUADA EN EL EXTREMO MERIDIONAL DEL LAGO MICHIGAN, EN EL PUNTO EN QUE DESEMBOCAN EN ÉSTE LOS RÍOS CHICAGO Y CALUMET.


ANTES DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA ERA UNA ALDEA INSIGNIFICANTE. SU DESARROLLÓ COMENZÓ EN 1795; UN SIGLO MÁS TARDE CONTABA CON 1.300.000 HABITANTES. 


EL CENSO DE 1940, REFLEJÓ UN NÚMERO DE 3.400.000. ESTE CRECIMIENTO TAN RÁPIDO FUE DEBIDO A LA INMIGRACIÓN Y A LA ABSORCIÓN DE LOS CENTROS URBANOS PRÓXIMOS.

LA CIUDAD ACTUAL ES DE CONSTRUCCIÓN MUY MODERNA, PUES SÓLO DATA DE 1871, FECHA EN LA QUE UN INCENDIO DESTRUYÓ LA MAYOR PARTE DE LA CIUDAD ANTIGUA.


EN 1933 SE CELEBRÓ EN ELLA UNA “EXPOSICIÓN UNIVERSAL”, LLAMADA DEL “CENTENARIO”, QUE ALCANZÓ GRAN ÉXITO Y RESONANCIA INTERNACIONAL.


Vista aérea de Chicago, 1925




Sesiones con Fletcher Henderson
Eso hará el cornetista, que, al año siguiente, cambia su instrumento por una trompeta, enfila hacia Nueva York y entra a tocar en la orquesta del director y pianista Fletcher Henderson, seduciendo al público del Roseland Ballroom de Broadway tal y como había hecho anteriormente en Chicago con la Creole Jazz Band.


Fletcher Henderson 

'Batalla' entre las orquestas de Fletcher Henderson -con Louis Armstrong- 
y Jean Goldkette -con Bix Beiderbecke-
Roseland Ballroom. Broadway at 51st Street. Nueva York, 1926


Junto a Henderson, Armstrong participa en una grabación que haría historia: Sugarfoot stomp (Columbia, 1925), un tema de King Oliver, con un magistral arreglo para big band escrito por Don Redman (saxo alto, clarinete), que era el cerebro del grupo. Esta versión de Sugarfoot stomp va a estipular las pautas a seguir para las futuras orquestas de swing que, diez años más tarde, triunfarían a lo bestia poniendo en práctica los mismos procedimientos de la orquesta de Fletcher Henderson.


Sugar foot stomp (Columbia, 1925)
Fletcher Henderson & His Orchestra 

Fletcher Henderson y su orquesta, plagada de músicos magistrales:
Howard Scott, Coleman Hawkins, Louis Armstrong, Charlie Dixon, Fletcher Henderson, 
Kaiser Marshall, Buster Bailey, Elmer Chambers, Charlie Green, 
Bob Escudero y Don Redman. Nueva York, 1925


En Nueva York, Louis Armstrong interviene en distintas grabaciones del pianista y productor afroamericano Clarence Williams, mánager y editor de la cantante Bessie Smith, reina indiscutible del blues clásico, con la que registra piezas antológicas, como St. Louis blues, Reckless blues y Ain´t gonna play no second fiddle (Columbia, 1925).  También lo hace con otras grandes divas del género: Clara Smith y Victoria Spivey


The Hot Five y The Hot Seven
A finales de 1925, Armstrong regresa a Chicago y ensambla su propio grupo, The Hot Five, un ejemplo perfecto de lo que es el hot jazz en su estado más volátil. Le acompañan viejos compinches de la Creole Jazz Band de King Oliver: su esposa Lil Hardin-Armstrong, Johnny Dodds, Kid Ory y Johnny St. Cyr.


Louis Armstrong, Johnny St. Cyr, Johnny Dodds, Kid Ory y Lil Hardin Armstrong
The Hot Five. Chicago, 1926


Dos años después, estos Hot Five se rebautizan como The Hot Seven, al añadir a su sonido una tuba - tocada por Pete Briggs-, una batería -Baby Dodds-, y reemplazar a Lil Hardin por Earl Hines, adaptándose como ninguna otra banda al nuevo y revolucionario sistema de grabación electrónica.

Durante 1927 y 1928, los Hot Seven registran una serie de grabaciones memorables, las más importantes de toda la década, publicadas por el sello OKeh. Extienden su popularidad por todo el mapa estadounidense. gracias a sus múltiples actuaciones en night clubs y programas de radio, y a que sus discos suenan en todos de los jukeboxes de los barrios negros, como Harlem, un microcosmos afroamericano incrustado dentro de Manhattan, donde Armstrong fijará su base operativa a partir de 1929. 



Harlem, años 1930


Ese mismo año, actúa en la revista Hot chocolates (1929), estrenada en el club Connie´s Inn (131st. Street con la Séptima Avenida) y trasladada posteriormente al Hudson Theatre de Broadway, que le brinda un éxito instantáneo y rotundo: Ain´t misbehavin´, una composición de Fats Waller y Andy Razaf. 

Para entonces sus Hot Seven son ya historia, y se dedica a comandar -como invitado estelar altamente remunerado- otras agrupaciones, como las de Carroll Dickerson -que animaba el Connie´s Inn-, Luis Russell y Les Hite, con las que actúa y graba discos bajo el nombre de Louis Armstrong and his Orchestra. Ya es un grande.


* JULIO DE 1930: LOUIS ARMSTRONG ES DETENIDO POR POLICÍAS DE PAISANO -EN EL APARCAMIENTO DE UN CLUB DE CULVER CITY (CALIFORNIA)-, AL SER SORPRENDIDO FUMÁNDOSE UN CIGARRILLO DE MARIHUANA CON EL BATERISTA VIC BERTON. POR ESTE DELITO PASA NUEVE DÍAS EN LA CÁRCEL Y FIRMA AUTÓGRAFOS EN ELLA.


Su fichaje por la Victor, en 1932, fue todo un acontecimiento para la comunidad jazzista del país. A su primera sesión de grabación en los estudios de la compañía, en Camden, Nueva Jersey, llegó a eso de las 3 de la madrugada del 20 de diciembre, después de haberse chupado cinco pases en vivo -en el Teatro Lincoln de Filadelfia- y dos programas de radio. 

Con los labios en carne viva, destrozados de tanto soplar, Armstrong dejaba grabados para la posteridad That´s my home y Hobo, you can´t ride this train, dos temas antológicos. Eso sí, hubo que pedirle al batería, Chick Webb, que no usara el bombo, para que Labios de Hierro no tuviera que soplar tan fuerte.





Louis Armstrong fue el primer gran solista de jazz y creó escuela entre los trompetistas de todo el mundo, pero, además, fue un formidable cantante de blues, del mismo modo que lo fue el pianista Jelly Roll Morton. Los dos cantaban el blues casi tan bien como tocaban sus instrumentos.

Armstrong, asimismo, está considerado como el originador del scat, una improvisación vocal en base a sonidos onomatopéyicos, muy rítmicos y percusivos, que posteriormente sería adoptada por innumerables cantantes de todos los estilos populares, y que él puso en práctica a partir de la grabación del tema Heebie jeebies (1926), de los Hot Five.



Heebie jeebies (OKeh, 1926)
Louis Armstrong and His Hot Five


Satchmo conquista el mundo
Durante 1932 y 1933, Louis Armstrong, conocido ya internacionalmente por el apodo de 'Satchmo', dio sus primeras actuaciones en Europa ante un público totalmente entregado, aunque sus gesticulaciones, derivadas del puro sentimiento, resultaran chocantes y de mal gusto para un sector conservador del público que, probablemente, nunca había visto a un “negrito” desenvolverse tan a gusto en su salsa. Pobres imbéciles ... 





A partir de 1935, cuando Joe Glaser, un mánager determinado a hacer a sus artistas millonarios por la vía rápida, se hace cargo de sus asuntos profesionales, Armstrong empieza a prodigar sus intervenciones en largometrajes y en grandilocuentes espectáculos musicales, a la vez que se aparta de los escenarios que le han visto crecer artísticamente.

Este giro en su carrera le granjea cierta animadversión por parte de su público de toda la vida, que se toma el asunto de Hollywood como una deserción y una manera tonta de desaprovechar su enorme talento.  Lo mismo pensaron los rocanroleros de 1959, cuando el Coronel Parker se llevó a Elvis a California.



Joe Glasser, el clarinetista de dixieland Mezz Mezrow y Louis Armstrong


* LA AGENCIA DE CONTRATACIÓN DE JOE GLASER, ASSOCIATED BOOKING CORP., QUEDABA EN EL 745 DE LA QUINTA AVENIDA DE NUEVA YORK, CON OFICINAS EN CHICAGO, MIAMI Y LOS ÁNGELES. 
A PARTIR DE 1936, LLEVÓ TAMBIÉN LOS ASUNTOS ARTÍSTICOS DE BILLIE HOLIDAY.

* JOE GLASER ERA MÁNAGER DE VARIOS BOXEADORES ASPIRANTES A TÍTULOS, Y SOLÍA AMAÑAR SUS COMBATES. 
ESTABA CONECTADO CON EL CRIMEN ORGANIZADO, ERA PROPIETARIO DE VARIOS BURDELES, Y LE GUSTABAN LAS MENORES, UNA QUERENCIA QUE LO LLEVÓ ANTE LA JUSTICIA EN UN PAR DE OCASIONES.


Armstrong va a sufrir también las críticas de los movimientos afroamericanos más radicales, que consideran su actitud, siempre afable y desenfadada, poco reivindicativa y nada beligerante ante el opresor mundo blanco. Esta, en particular, era una afirmación injusta, puesto que la comunidad negra tenía en Louis Armstrong a su mejor embajador internacional. La misma polémica racial se suscitaría, 30 años después, en torno a la figura de Jimi Hendrix, cuando, en 1967, los Panteras Negras de Malcom X le reprocharon el hecho de tocar con músicos blancos y de haber vendido su alma a un mánager inglés y blanco. Nunca llueve a gusto de todos …

* EN 1936, LOUIS ARMSTRONG GRABA VARIOS DISCOS JUNTO A JIMMY DORSEY Y SU ORQUESTA.

DE ESTA COLABORACIÓN SOBRESALEN TEMAS COMO DIPPER MOUTH BLUES, SKELETON IN THE CLOSET, HURDY GURDY MAN Y WHEN RUBEN SWINGS THE CUBAN.

* ENTRE 1936 Y 1969, ARMSTRONG INTERVIENE EN 25 LARGOMETRAJES.

* EL APODO `SATCHMO´ ES UNA CONTRACCIÓN FONÉTICA DE “SHUT YOUR MOUTH” (“CIERRA LA BOCA”).


Louis Armstrong, Billie Holiday y Woody Herman, 
en una escena  del filme New Orleans (Arthur Lubin, 1947)



La carrera de Louis Armstrong siguió su curso una década tras otra, impeturbable, siempre con elegancia. Pasó por otras discográficas, como Brunswick, Decca, RCA Victor o ABC/Paramount, e hizo giras hasta el día de su muerte. 

Sus últimos éxitos: Hello Dolly (1964) y What a wonderful world (1967), en los que ejercía más como cantante y showman que como el trompetista revolucionario que había sido, dieron la vuelta al mundo y le hicieron inmensamente popular entre una generación 50 años más joven que él.






Todas las grabaciones que 'Labios de Hierro' hizo para la Victor vienen recopiladas en The complete RCA Victor recordings (RCA Victor, 1997), una caja con 4 CDs. También es muy recomendable la colección Louis Armstrong and his Orchestra. The ultimate collection (Verve, 2000).



-LOUIS ARMSTRONG. GRABACIONES CLAVE:  Gut bucket blues (OKeh, 1925), Heebie jeebies, Jazz lips, Lonesome blues, Muskrat ramble (OKeh, 1926), Potato head, I´m not rough, Alligator crawl, Wild man blues (OKeh, 1927), West End blues, Weather bird, Two deuces (OKeh, 1928), Ain´t misbehavin´ (OKeh, 1929), Dinah (OKeh, 1930), Just a gigolo, Stardust, Georgia on my mind, Lazy river, Blue again (OKeh, 1931), Kickin´ the gong around (OKeh,1932), That´s my home, I hate to leave you now (Victor, 1932), High society, I gotta right to sing the blues, I´ve got the world on a string, Basin street blues, Snowball (Bluebird, 1933), On the sunny side of the street, Song of the vipers (Brunswick, 1934), I´m shooting high (Decca, 1935), Somebody stole my break (Decca, 1936), Yours and mine (Decca, 1937), Hello Dolly (Kapp, 1964), What a wonderful world (ABC/Paramount, 1967).

© del texto: Salvador Domínguez
2009

1 comentario:

  1. Hola soy Juan Carlos Miñana redactor en un pequeño blog (www.rockliquias.com) junto a J.J. Iglesias y Alberto Torró. Cada vez que leo uno de tus artículos se me cae la baba de admiración. Son increíbles con una gran documentación y un criterio musical extraordinario. No solo eres un excelente músico además eres un magnífico contador de la historia musical. Para nuestro humilde blog sería un honor tu colaboración con pequeñas reseñas o compartiendo tus artículos en nuestra web. Las puertas de nuestra casa están abiertas para lo que quieras. Por cierto cualquier día nos vemos por San Juan. Saludos.

    ResponderEliminar